Friends

                                         Seguir a ReflexionesLS en Twitter                                         Youtube_logo_35Separador

Marca España




MARCA ESPAÑA-  L. Soriano

Me gustan los charcos y este es profundo. España  tiene una interminable lista e historia de héroes individuales, gente de una talla inaudita como su osadía, valor y arrojo. Sin embargo el historial de gestas colectivas es escasísimo, con los dedos de media mano se cuentan, y no sé si exagero o me sobran dedos. Realmente la marca España es una falacia. Nos hemos empeñado en ser “diferentes” y la verdad es que da especial pena en ver por lo que generalmente somos recordados o  identificados. En los cuatro continentes, afortunadamente solo en dos se nos menciona y a veces.  América del centro y sur con México en el Norte, donde se nos aprecia poco  y algo en Europa, donde se nos  ningunea muchísimo. En Africa, salvo para insultarnos en Guinea y para jeringarnos en Marruecos ni se nos menta. Y en Asia, salvo Ronaldo y Messi, que hacen anuncios en Doha y en Viet Nam, se nos recuerda algo por el futbol y vagamente. Hemos vendido nuestro aceite a Italia para que lo embotellara con su etiqueta, y nuestro vino a Francia para más de lo mismo. Ahora nadie conoce nuestro aceite y pocos nuestro vino. Fabricamos coches para alemanes, franceses, y para la Ford ( inglesa), pero nuestro, la verdad, no hay nada. Y hasta nuestro Ave es Francés o Alemán. Tenemos sol, playa, monumentos, fiestas, paisajes, paella, sangría y hasta burros y botijos en Mijas. Pero por nuestra tecnología, industria avanzada, artículos de lujo o innovación, no somos ni de pasada mencionados. Más bien por lo contrario, por desastrillos, informalones,  glotones y fiesteros, a la vez de mediocres y baratos. Salvo honrosas y aisladas excepciones, que las hay y muy brillantes al hilo del primer párrafo. Es así y ahora no me vengan a sacar el orgullo patrio ni a ofenderse por el ataque a la dignidad nacional. Además aquí, no tenemos sentido de la unidad ni de la bandera, ni los gobernantes se hacen respetar ni son hombres de Estado sino hombrecillos minúsculos y bizcochables. Casi todas las Provincias o “Autonomías” se quieren separar o plantean disputas respecto al Centralismo para que ni se les ocurran cercenar sus Virreinatos o por falsas ilusiones imaginarias surgidas de manipular la historia. Estamos acostumbrados a multiplicar el precio de la obra pública, presupuestar  temerariamente y luego “ya veremos” que con el amiguete de turno resolveremos. Tenemos un “embajador” para países  Satrapeños y dictadores caribeños, que mata elefantes y se empeña en empañar más la imagen ya fatídica de nuestros aviones oficiales de desecho.                                                                                                                                                                  Salvo contadísimas y honradísimas  excepciones también  de “heroísmo empresarial individual”, nuestra industria es Mickey Mouse en general, y no podemos compararla con la Americana, la sueca, la japonesa, La coreana, la Alemana ni la italiana. Nuestra aportación al lujo mundial, ni se asoma a la francesa, ni mucho menos a la italiana. Y  en astilleros navales de lujo no somos nadie en absoluto,  en comerciales poca cosa. En fabricación de autos de marca propia no tenemos nada y menos automóviles de alto “standing” que nos  hagan solos propaganda, ni en electrónica, ni en telefonía, ni en nada en general. No quiero amargarles el asunto y que me cojan ojeriza por señalar las “verdades” de nuestra  escasísima capacidad de asombrar al mundo en el terreno industrial o comercial. Llenos de profesionales de altísimo nivel en la Sanidad, el haber apostado por la pública, inviable por su desastrosa  gestión, ha hecho que tampoco aquí seamos referente salvo para que un día dábamos atención universal y gratuita con muchas carencias y listas de espera.      No tenemos universidades importantes, muchas si, de nivel ni hay  ni se esperan.  En fin, que no sigo en la autocritica porque llega a la flagelación y por ahí no quiero pasar. Supongo que creerán que echarle la culpa a la barahúnda de ineptos  políticos de las  que hemos sobrevivido y   padecemos,  pueda parecer socorrido y recurrente. “Piove….porco governo”.  Pero es que si dijera otra cosa tendría la sensación de mentirles a ustedes.  Somos un país turístico que hemos apostado por lo barato, lo cutre y lo “Belén Esteban”. Aquí no se nos nombra para cosas de alta tecnología, gran diseño, o de alta costura o confección y acabado. Y eso es tremendo para ser un país europeo, con impuestos más altos de la media y con estructura complicada que ralentiza actividad y desarrollo. Somos la mano de obra barata de Europa, pero con costos laborales mucho mayores que los suecos, con una estructura institucional insoportable y con una fiscalidad confiscatoria incumplible que nos deja indefensos y provoca el sumergimiento de muchísimos profesionales o autónomos por pura supervivencia.              La marca España, entre mas tardemos en de verdad crearla y entre más nos felicitemos por lo bien que esta sin acometer su creación, peor será para nosotros y mantendrá encantados a nuestros vecinos que se ocupan de vendernos y no de comprarnos. A reflexionar-

Renuncias


RENUNCIAS .- L SorianoEl protocolo indica que lo ideal es anunciar la decisión con un mínimo de dos semanas de anticipación, pero hay posiciones en las cuales la carga de trabajo puede demandar más tiempo. Foto: Especial

Entre los múltiples sinónimos del verbo renunciar, sacrificar, privar, resignar o desprender, son los más significativos. Cuando no se puede costear un sistema, modo o ritmo de vida, hay que optar entre dos vías. Conseguir más capacidad o renunciar a gastar emolumentos empezando por los más superfluos.  Ya nos han explicado que la vida que llevábamos en nuestro país era una vida por encima de nuestras posibilidades, que este es un país “maqueta”, donde una gran parte de  la actividad es “pretending” o simulada. Si quieren algún ejemplo, los eres y cursos de Andalucía que han consumido casi cuatro mil millones de euros, y todo era ficticio menos el latrocinio y sus beneficiarios. Las obras públicas engordadas hasta dos y tres veces que generaban esos millones que se le encuentran en Suiza a los tesoreros y altos cargos políticos. Son algo que ayudara a comprender lo que escribo. La corrupción total anega y cuadruplica la tan subida y bajada economía “sumergida”. Y se habla a regañadientes y no se persigue con fiereza, como al contribuyente productivo.  Pero  sin embargo, la corrupción, es únicamente Institucional, por mucho que nos quieran hacer creer que es tan ladrón el que da como el que toma. No, el que da, de grado o a la fuerza, no firma ni adjudica, ni sentencia, es un dato para que reflexionen. La mayoría del gasto autonómico es ficticio y por supuesto improductivo. La mayor parte del gasto público, exceptuando el disminuido gasto social, es  en gastos corrientes, o lo que es lo mismo en sueldos, salarios, dietas , atenciones y canonjías reservadas a la burocracia política y funcionarial.                                                                                                                  Aquí amigos, nadie quiere renunciar a nada. Unos nos cuentan la batallita de que son “derechos adquiridos”. Y yo pregunto, ¿por quién? ¿Es que los derechos exceptuando los más básicos constitucionales, se heredan como los títulos nobiliarios? ¿Y los que no los disfrutan, que hacemos con ellos? Los derechos, insisto, los tienen que ganar cada generación los suyos, y será los que se puedan permitir, la nación y la actividad. Y los derechos, excepto los ya mencionados básicos, y a veces también, se pueden perder si no hay actividad que genere recursos  para sostenerlos.        Es tan de cajón que asusta por no emplear otra expresión más adecuada pero menos elegante. Estamos acostumbrados a que “tenga que haber”. Y a veces, muchas veces, no hay, y endeudarse por decenas de  lustros no es la solución. Siempre habrá alguien con recursos ilimitados y sin posibilidad de rentabilizarlo, que quiera prestar, y caer en eso es un disparate que destroza la sostenibilidad al legarle a nuestro hijos deudas impagables por nuestras nefastas gestiones de los recursos. ¿Verdad que está claro? Pero ¿saben lo peor? Sí, hay peor. Es que a diferencia de los ciudadanos, que al final, enfrentados a la realidad que aplasta y duele, son capaces de restringir, cambiar ciclo y ahorrar, el Estado no sabe, no puede, no quiere y cree que no debe, renunciar a nada. Y ahí está la cuestión clave y la respuesta al porque estamos con más de seis millones reales de parados, y con las empresas cerradas, sectores destruidos y actividades comerciales laminadas. Nuestra endémica crisis.  Que esta creada por la clase política-funcionarial, y ahí, todos los del arco parlamentario están de acuerdo en no hacerse daño. Que les digo, supongo que como yo, será muy poco lo que les quede por renunciar. Pero hay muchos ciudadanos que se resisten con fiereza y la Política en general que esta deshumanizada y solo cree en lo que a ella le beneficia. Renunciemos a nuestros políticos mediocres y confabulados para mentirnos y propiciar nuestra ruina.                            A reflexionar.

Islam-mania


PRESENTE DEL PASADOIslam chica ilustración vectorial

Violeta Yangüela (v.yanguela@codetel.net.do)

En 1521 el Edicto de Worms ordenó la quema de los panfletos publicados por Martin Lutero.  La imprenta, la más importante innovación tecnológica antes de la Ilustración, había hecho posible la propaganda impresa del pensamiento del teólogo católico que impulsara la reforma religiosa.

En 1515 el Sultán Otomano Selim I emitió un decreto en que se condenaba a muerte a quien se encontrara utilizando una imprenta. Dicen los que cuentan la historia, que el único libro occidental traducido en el lenguaje del Medio Oriente en el Siglo XVIII, fue un libro  médico para el tratamiento de la sífilis y desde Al Ma´mun (813-883) Califa Abasida, hasta la actualidad, la traducción de libros ha sido de cerca de 100,000.

En 1570 un astrónomo de nombre Takiyüddin al Rasid convence al Sultán Otomano para construir un observatorio. Después de cinco años de su construcción fue demolido. El poder religioso dictaminó que descubrir los secretos del paraíso era una blasfemia.

En la actualidad, el primer ministro de Turquía  Recept Tayyip Erdogan ha bloqueado la red social Twitter.  Afirma Erdogan,  “Limpiaremos Twitter, no me importa lo que diga la comunidad internacional al respeto”. Una semana después del bloqueo de Twitter, el gobierno turco agrega la restricción a la página de videos de YouTube.

Ante la sentencia del Tribunal Constitucional que obliga a levantar el bloqueo de Twitter, Erdogan dice que  “tenemos que acatarla pero no tenemos por qué respetarla”.

Dicen que el que no conoce la historia la repite como comedia.  En el mundo de hoy  la restricción de los instrumentos de comunicación convierte a los responsables de la prohibición en un hazmerreir.

En Irak el asunto se remonta a los años del profeta.

Al Maliki ha sometido al Parlamento iraquí el proyecto de Ley de Familia en el que establece la legalidad de la poligamia y el derecho a casarse con niñas incluso menores de nueve años. También regula la permanencia del marido con sus esposas. El marido puede pasar siete días consecutivos con la esposa más joven si no estuvo casada antes.  Si estuvo casada, solo tiene la obligación de pasar tres días consecutivos.  Asimismo el marido no puede tener relaciones con una esposa en presencia de las demás a menos que todas lo consientan. Así lo informa el periódico ABC de Madrid.

Este proyecto de ley se sustenta en el ejemplo personal del profeta Mahoma. 

Resulta que el profeta Mahoma tuvo 13 esposas.  Desde su primera mujer Khadija, la viuda del dueño de la caravana en la cual servía de guía, hasta Aisha la hija del primer Califa Abu Bakr, heredero burocrático de Mahoma y del Islam sunita.  Según la historia, Aisha era la esposa preferida del profeta. 

Cuentan que el matrimonio se realizó cuando la niña tenía seis años y también cuentan que al informarle de su matrimonio la niña se mecía en un columpio. Se consumó al  cumplir los nueve.  Mahoma tenía 56 años.

Parecería que Al Maliki no se ha enterado que de esas historias han transcurrido más de mil años.

INMIGRACION


 
Ir al índice de Criterios


 
 
SENSIBILIDAD TURÍSTICA Lorenzo Soriano
Inmigración
 
 
 
ME TIENE SORPRENDIDO, aunque no debiera, la cantidad de opiniones ante un fenómeno de tanto alcance para nuestras Islas y nuestro principal medio de vida. Claro que es un asunto delicado, ya que estamos ante un problema que afecta a seres humanos y, por ello, y por el uso de ello como arma política, se hace de la terrible tragedia de unos desheredados una demagogia, a veces hasta "carroñera". Sí, a las cosas por su nombre. Desde las actuaciones de aquel ínclito gobernador de Las Palmas, antiguo fiscal general, hasta las declaraciones invectivas, electoreras y tonantes de algún politicastro, que, curiosamente, vienen siempre desde los rincones más oscuros de la tenebrosidad política, y que siempre pretenden igualarnos, pero para bajarnos, menos ellos, claro.
Se hace casi todo lo relacionado con este tremendo problema, con la mirada fija puesta en el termómetro electoral. Es una tragedia que supera el drama por haber muertos, y es absolutamente indeseable que con ella se juegue.
Los marqueses y sus súbditos en la Edad Media, que cuidaban los límites y fronteras de los territorios feudales, recibían siempre la primera embestida, ya fuese de agresiones, de venganzas o simplemente de desplazamientos o migraciones de gente con necesidades tan enormes que les empujaban a abandonar todo y buscar donde establecerse aun a costa de su muerte en el desplazamiento y sin nada que les garantizase que donde iban estarían bien. Al menos peor, no iban estar. Ahora aquellos somos nosotros, Europa ya no termina en los Pirineos.
Nos han convertido en esta frontera sur, por mor de unos acuerdos de adhesión comunitaria donde no se preveía nada de esto. Y no sólo por los peninsulares, sino por entonces nuestros representantes, más ocupados de ver en qué posición quedaban en el asunto de defender sus intereses, los más.
Qué cuota parte territorial de Europa poseemos y cómo se efectúa el reparto de inmigrantes entre esa cuota, sería una solución-no solución. Nuestro cupo estaría ya más que superado y ahora le tocaría a otra provincia, región, comunidad o nación recoger a su cupo. Que nos financien la actividad fronteriza, que envíen 1.000 meuros/año para instalaciones, embarcaciones, centros de acogida, para nuestra particular Isla de Ellis, y que en 10 ó 15 días se repatríen o se reenvíen en un reparto preestablecido a esa Europa tan solidaria, pero como nuestros demagogos de aguas revueltas, siempre a costillas de otros.
¿Podrán nuestras costas y ciudades turísticas soportar esto que no tenemos más remedio que calificar de impacto contra nuestro recurso más importante?
¿Podrá la seguridad garantizarnos la vigilancia y protección, e incluso la vida, de los ciudadanos permanentes y temporales? ¿Están haciendo lo necesario?
¿Podrá subsistir desarrollo turístico, calidad de vida y paisaje, limpieza y orden con esta avalancha soportada sólo por nosotros?
¿Podrá nuestra sanidad, aún con muchas colas y listas de espera, garantizarnos que, al menos en lo que respecta a epidemias, pandemias y grandes y peligrosas enfermedades, algunas ya erradicadas, no volverán a aflorar en nuestras comunidades?
¿Podrán nuestros competidores turísticos, y nuestros detractores, usar este argumento contra nosotros sin la debida réplica por nuestra parte desde el control, la eficacia y la demostración de nuestra efectividad, realismo y firmes actuaciones en defensa de nuestros intereses y de nuestra justicia social ganada con nuestro esfuerzo?
Me temo que nos ha cogido un toro. Demostremos sensibilidad humana, pero compartamos, si es que tenemos más, las responsabilidades que conlleva. Y no nos olvidemos de que vivimos, y de aportar la sensibilidad turística necesaria para manejar este asunto y salir de él reforzados como destino. A reflexuinar
sorlo@step.es
  Publicado en el Dia de Tenerife el viernes 22 de agosto  de 2002
Aun de actualidad